LA BIBLIA

Creemos que la Biblia, tal como fue originalmente dada, no tiene error alguno y es la inspirada e infalible Palabra de Dios. Creemos que es la autoridad suprema y final en todos los asuntos de fe y conducta.

 

LA TRINIDAD

Creemos que Dios existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo y que son en esencia, soberano en creación, en providencia y en redención.

 

EL SALVADOR

Creemos en la verdadera deidad de Nuestro Señor Jesucristo; creemos en su nacimiento virginal y su humanidad real y completa; creemos en su vida sin pecado y su enseñanza en autoridad; creemos en su sacrificio vicario y expiatorio por medio de su sangre derramada; creemos en su resurrección corporal y su ascensión a la diestra del Padre; y creemos en su intercesión celestial y su segunda venida para recibir a su Iglesia.

 

EL ESPÍRITU SANTO

Creemos en la deidad del Espíritu Santo que procede del Padre y del Hijo y en la necesidad de su obra en la convicción de pecado, en el arrepentimiento, en la regeneración y la santificación. Creemos en lo que se promete al creyente; una plenitud de poder como el regalo de Cristo por medio del bautismo en el Espíritu Santo con las señales que le acompañan. Por medio de esta plenitud, el creyente está equipado para una participación más completa en el ministerio de la Iglesia, en su evangelismo y en su servicio.

 

LA HUMANIDAD

Creemos en la pecaminosidad universal de todos los hombres después de la caída, haciéndoles sujetos a la ira y la condenación de Dios.

 

LA SALVACIÓN

Creemos en la necesidad de la salvación y de arrepentimiento hacia Dios; creemos en la necesidad de fe en el Señor Jesucristo por la cual está perdonado el pecador y aceptando como justo para con Dios. A través de la gracia de dios, se imputa esta justicia por la obra expiatoria de Cristo. Se recibe sólo por la fe y se demuestra por el fruto del Espíritu Santo y una vida santa.

 

LA IGLESIA

Creemos en la unidad espiritual y en el sacerdocio de todos los creyentes en Cristo y que estos comprenden la Iglesia universal, el Cuerpo de Cristo.

 

EL MINISTERIO

Creemos en los ministerios que Dios ha dado a su iglesia, es decir; los apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros; creemos en la operación presente de los múltiples dones del Espíritu Santo según el Nuevo Testamento.

 

LAS ORDENANZAS

Creemos en el bautismo por inmersión para creyentes en obediencia al mandato de Cristo y en conmemoración de la muerte de Cristo, por medio de la participación de la Cena del Señor hasta su venida.

 

LA COMISIÓN

Creemos que el evangelio cubre todas las necesidades del hombre y por consiguiente la iglesia está comisionada a predicar el evangelio al mundo y a realizar un ministerio de sanidad y de liberación para las necesidades espirituales y físicas de la humanidad.

 

EL REY VENIDERO

Creemos en el regreso personal, físico y visible del Señor Jesucristo, para reinar en poder y gloria.

 

EL FUTURO

Creemos en la resurrección de los muertos y en el juicio final del mundo.

Creemos en la felicidad consciente y perpetua de los justos y también en el castigo consciente y perpetuo de los impíos.